Pequeños jardines, parques o plazas. Lugares únicos en los que parece que el tiempo se para por unos segundos y nos invita a viajar a épocas pasadas o simplemente a disfrutar y relajarnos en un entorno especial.

Son como improvisados espacios chill out naturales. Los tienen todas las urbes, nos encantaría descubrirlos cada vez que hacemos un viaje y pisamos una nueva ciudad pero muchas veces solo los conocen los locales y hacen que pasen desapercibidos para el gran público. Esto los convierte en lugares perfectos como plan para pasar un día de primavera alejados del bullicio pero sin salir de la gran ciudad.

Te ofrecemos una ruta alternativa para conocer los rincones más especiales de algunas de las grandes ciudades españolas:

Madrid: parque del Capricho

En lo que en el siglo XVIII eran las afueras de Madrid, la duquesa de Osuna adquirió una finca para donde llevar a cabo su sueño: un jardín lleno de espacios donde perderse y divertirse.

En la actualidad son más de 14 hectáreas de parque público donde podemos encontrar jardines de estilo inglés, francés o italiano llenos de fuentes, juegos de agua cuenta con embarcadero y ría artificial además de fortín, las ruinas de un castillo, un laberinto, etc.

Estos detalles lo convierten en un lugar perfecto para pasar un día de primavera.

madrid-capricho

Barcelona: Jardines de Laribal

Dentro del parque de Montjuïc podemos descubrir este jardín perfecto para pasear entre cascadas de agua, árboles frutales, jardines de rosas o la famosa Font del Gat, muy popular en el s. XIX.

Construidos en el 1917 con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, forman parte de un conjunto de terrazas en varios niveles, pérgolas, plazoletas e incluso un teatro al aire libre. También descubriremos impresionantes vistas de la ciudad condal.

barcelona-jardin

Valencia: Jardín de las Hespérides

Situado junto al Botánico y haciendo honor a su nombre, las ninfas guardan este maravilloso jardín que ofrece al paseante entrar a un mundo diferente lleno esculturas de la mitología griega, pérgolas de flores y especies de olmos, sauces y álamos pero sin olvidar la huerta valenciana con naranjos, limoneros o cidros.

A este jardín de `colección´ se accede por la calle Beato Gaspar Bono, en pleno barrio del Botánico, distrito Extramurs.

jardin-valencia

Sevilla: perderse por el barrio de Santa Cruz

Lleno de callejuelas laberínticas, el sevillano barrio de Santa Cruz esconde lugares para descubrir mientras nos perdemos por sus calles.

  • La plaza de Santa Marta: justo enfrente de la Giralda, tras el convento de la Encarnación, se abre una callejuela empedrada que nos lleva a hasta esta silenciosa plaza. Cuenta la leyenda que bajo la cruz de piedra que adorna esta placita Doña Inés enamoró a Don Juan Tenorio.

  • El pasado de la antigua `Hispalis´: En las columnas romanas de la calle Mármoles encontramos lo que, según los expertos, son los restos de un antiguo templo de la civis de Sevilla. Siguen en su cota original (unos cinco metros por debajo de la actual calle) escondidas tras modernos edificios.

  • Plaza de las Escuelas de Cristo, escondida tras la Iglesia de Santa Cruz, se abre esta pequeña plaza a la que se accede por el callejón Carlos Alonso Chaparro. Es una placita perfectamente cuidada decorada con azulejos y llena de naranjos, limoneros, romero y geranios, perfecta para descubrir las esencias primaverales sevillanas.

4.Lugares secretos Sevilla (Gloslifestyle)

San Sebastián: El cementerio de los ingleses del Monte Urgull

Situado en la ladera norte del conocido Monte Urgull, bajo el castillo de la Mota, podemos descubrir un poco más de la historia de San Sebastián en este espacio lleno de romanticismo y encanto.

Sus orígenes no están claros, pero en este camposanto se recogen los restos de los militares de la Legión Auxiliar británica muertos en la primera guerra Carlistas de 1837.

Cementerio-de-los-Ingleses-2009